¿Cómo afecta el síndrome de Down al desarrollo?

  1. Por encima de estereotipos y coincidencias aparentes se encuentra una gran variedad de temperamentos. Suelen ser sociables y afectuosos, y presentar menor capacidad para inhibirse. Les gusta colaborar en las tareas de la casa, cuando se les enseña y se les permite participar. En ocasiones, tienden a presentar conductas persistentes y resistencia al cambio, así como escasa iniciativa. Pueden llegar a disfrutar mucho de las tareas escolares y laborales adquiriendo sentido de responsabilidad y constancia.
    Personalidad
  2. Su desarrollo psicomotor tiende a presentarse de manera más tardía con respecto a la población general. - Presentan bajo tono muscular - Lentitud motora tanto gruesa (brazos y piernas) como fina (manos).
    Motricidad
  3. Los niños con síndrome de Down generalmente presentan dificultad para mantener la atención sobre todo durante periodos prolongados. Con facilidad se distraen frente a la presencia de casi cualquier estímulo. Sin embargo, conforme pasa el tiempo pueden adquirir esa capacidad si se utilizan las estrategias adecuadas para ello.
    Atención
  4. Tienden a presentar problemas perceptuales, aunque en general tienen mejor percepción y retención visual que auditiva. La detección oportuna de problemas visuales y auditivos, es de gran apoyo para el desarrollo de las estrategias más adecuadas de enseñanza.
    Percepción
  5. Presentan deficiencia intelectual, que suele ser de leve a moderada: - Es difícil para ellos generalizar lo que aprenden y necesitan más tiempo para aprender y responder a ciertos estímulos. - Es complicado entender y seguir varias instrucciones a la vez pues presentan lentitud para procesar y codificar la información, así como dificultad para interpretarla. - Les resulta difícil realizar los procesos de conceptualización. - Su memoria visual es mejor que la memoria auditiva.
    Inteligencia y memoria
  6. Esta área de desarrollo es quizá en la que se evidencia una mayor repercusión, ya que tienen dificultad para dar respuestas verbales y tienden a dar respuestas motoras, tales como gestos, y señas. También presentan mejor capacidad de lenguaje comprensivo que expresivo. Es importante animarlos a hablar, y no adivinarles el pensamiento, así como evitar pensar que como no hablan, tampoco entienden.
    Lenguaje
  7. Pueden presentar la misma variedad de conductas que suelen observarse en la población en general. Los programas de modificación de conducta regularmente dan buenos resultados con ellos.
    Conducta
  8. Alcanzan un buen grado de adaptación social. Si se les permite, suelen mostrarse dependientes de los adultos, por lo que hay que promover su independencia y autonomía. Muchas limitaciones que se suponían (como la creencia de que eran incapaces de leer y escribir) han sido superadas, por tanto, una formación educativa adecuada, puede integrarlos social y laboralmente.
    Sociabilidad